Y el anciano hombre le dijo con una sonrisa:

-Querida Gerdum, la libertad no la puedes tocar, está dentro de las personas.

sábado, 15 de mayo de 2010

Y LA MÚSICA ¿PARA QUÉ SIRVE?



Científicamente la música es un fenómeno vibratorio: partículas del aire son puestas en movimiento y éstas partículas toman contacto con la materia y, a su vez, la ponen también en movimiento. Esto se llama "afinidad vibracional". Cuando las vibraciones del sonido afectan a las ondas del aire, éstas ondas afectan a otra materia.

Pero no todo se puede probar, demostras o explicar científicamente. El fenómeno de la música es puramente físico, pero su efecto sobre los seres vivos es aún un misterio; pero un misterio real y que podemos observar con nuestros propios ojos.

La música tiene un efecto definido en las personas, animales y en las plantas. Por ejemplo, puede llegar a tener una influencia muy poderosa en nuestro cuerpo, mente y emociones: la música con ritmo puede estimular nuestro cuerpo; melodías poderosas o armonías tocadas con sentimiento pueden hacernos llorar y conmovernos; y obras como las Fugas de Bach o los Conciertos de Mozart pueden ser mentalmente vigorizantes. Otro ejemplo sería las bandas sonoras del cine. Los productores de Hollywood creen fuertemente en el poder de la música, razón por la cual es esencial en la creación de sus películas. La música de un film captura mucho mejor que solo la imagen nuestros sentimientos, aumentando la expresividad de los acontecimientos y las emociones de los propios personajes.

Para que os aseguréis de que lo que os cuento no es cuento chino, haced un pequeño experimento:
Estáis viendo una película de terror solos o con amigos y llega la escena más espeluznante de todas. ¿Qué hacéis cuando os entra un miedo horrible en el cuerpo? Os tapáis los ojos, ¿verdad? Pues la próxima vez no os tapéis los ojos, tapáos las orejas y entonces descubriréis que lo que os pone los pelos de punta no es la imagen de la niña del exhorcista meneando su cabeza, sino la música afilada y siniestra, así como los chirridos de las puertas y los gritos despavoridos de los actores.

A lo largo del estudio de los efectos de la música sobre las personas se ha dividido a ésta en dos categorías: música positiva y música negativa. Actualmente, cuando se habla de música positiva no nos referimos sólo a música "alegre" o "feliz". La música negativa invoca emociones como frustración, ira, suspense, horror, miedo y estados de la mente como agotamiento y ansiedad. Sin embargo, la música positiva invoca emociones como amor, alegría, esperanza, paz y estados mentales como estabilidad, autovaloración y tolerancia.

Éste efecto de la música sobre nuestro ánimo es empleado muchísimas veces por la sociedad, para verlo solo hay que estar atento. ¿Qué música ponen en las tiendas de ropa? Música con ritmo, suelta, sencilla, que no agobia y engancha, música para que se haga amena y ligera la compra. ¿Qué música ponen en las discotecas? Música con mucho ritmo, música bailable, que nos mantenga activos y contentos. ¿Qué música ponen en los bares? Normalmente música más relajada, para que nos desestresemos, nos sea agradable estar sentados tomándonos algo, para que nos quedemos mucho tiempo. ¿Qué música ponen en los balnearios? Música relajante, suave y espiritual. Nosotros también somos capaces de conocer qué música nos agrada para unas cosas u otras. A mucha gente la música que le gusta le ayuda a concentrarse. Está comprovado que dependiendo del tipo de música que se escuche, se estudia con más o menos velocidad o con más o menos concentración. La música también afecta al funcionamiento de nuestro cuerpo, me refiero al funcionamiento vital de nuestro cuerpo. Se hizo hace tiempo un estudio sobre la digestión y se comprovó que los cantos budistas, escuchados mientras se come, hacen más lenta la digestión, más tranquila y sosegada, facilitando la ingesta adecuada de alimentos y favoreciendo a que lo que comemos engorde menos.

Que haya personas que escuchando música clásica se concentren mejor estudiando no quiere decir que si todos lo hacemos estudiemos mejor. Esto depende, ya no solo de que sea música positiva o negativa, sino de nuestros propios gustos musicales. Así, si alguien al que no le gusta nada el jazz escucha una canción de jazz animada y positiva, la canción le afectará de forma negativa.

Os invito a que hagáis de la música un elemento importante en vuestra vida, aunque muchos de vosotros puede que ya lo hagáis pero no os hayáis dado cuenta de la importancia tan grande que tiene.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar